Adiós, Tartessos

Este es un rincón que dentro de poco, pasará al álbum de los recuerdos de la ciudad. Quizá esa desaparición anunciada lo tiña de romántico. Quizá sus 25 años de historia sean un ejemplo de puro romanticismo. Esta librería más que un comercio ha sido una universidad para varias generaciones de amantes de la fotografía. Tartessos evoca una tierra mítica, aquella cultura a la que tantos historiadores han ubicado en lugares tan diferentes y sobre la que coinciden todos fue pueblo de comerciantes y ríos.

Dice el alma de Tartessos, Luis Arribas, que baja persiana por razones personales. Quien entra lo lamenta y se apresura a recorrer la librería con la mirada. Techos altos, libros por todos lados. Música clásica solo al mínimo volumen. Luis esboza media sonrisa. Imposible es que los ojos de quienes entran no se revolucionen con los centenares de libros colocados en las estanterías y otras muchas decenas apilados en el suelo. Luis Arribas más que regentar Tartessos la acaricia. Susurra más que habla, recomienda más que vende. Una mujer azorada por la noticia le pide Chaos de Josef Koudelka. Él sonríe. Lo tenía en el almacén esperando el lector adecuado. El miércoles ella entró. No hay duda.

Txema Salvans se lanza en picado encima de un libro en el que el mundo de los pitbulls se explica de la A a la Z. “Con este cierre, se acaba una época”, se lamenta. Tartessos fue pionera en España como librería especializada en libros de fotografía. Txema se come los perros en una ojeada. Las letras y las fotografías se mezclan con los suspiros. Hasta el 10 de septiembre, es un rincón especial. El 11 será un rincón añorado.


Librería Tartessos
Calle de Canuda, 35
De lunes a sábado, de 10:30 a 13:30 y de 15:30 a 20:30

Extraído del Periódico de Catalunya el sábado 8 de julio de 2006

12 comentaris a “Adiós, Tartessos

  1. No puede ser. He pasado horas y horas ahí dentro ojeando libros. Dicen que hasta el 31 de agosto los libros se venden con un 20% de descuento. Ahora solamente nos queda Kowasa. 😥

  2. …en la cartera siempre llevo su bono de compra, habrá que ir a rematarlo.
    Es una lástima, siempre me han hecho sentir como en casa, cualquier duda la resolvían… en fin, nada es para siempre.

  3. hay librerias en las que se puede encontrar todo; eso si, todo lo que se refiera a ultimos Best sellers, libros en los que en la contraportada pone cosas como: “El autor es el nuevo Cervantes”, “Es como Umberto Eco”. Esos “Nuevos Cervantes”, “Como Umberto Eco” en dos años desaparecen.
    Esas mismas librerias son las que parecen quirofanos: ordenadas, limpias, blancas.

    En Tartessos podias encontrar best-Sellers, pero tambien podias encontra libros dificiles de encontrar. Libros de cine, fotografia, poesia… libros que nunca serán best-Sellers.
    En la tartessos se podía respirar el desorden de una librería en la que se mueven libros, en la que los libros no son un adorno. Se podían encontra libros en el suelo, libros amontonados en mesas, incluso la biccleta del dueño.

  4. Viví en Barcelona unos años, ahora voy muy de vez en cuando. Cada vez que vuelvo las cosas han cambiado, y siempre me paso por tartessos, una librería fantástica. Que pena que desaparezca. Incluso me gustaba ese olor penetrante tan peculiar, que según me contó el librero era la mezcla de la tinta de los libros y el desagüe.
    La próxima vez que vuelva ya no estará. Guardaré mis dos bonos incompletos de hace muchos años…por si vuelven a abrir.

Els comentaris estan tancats.